Torres de Serranos

Buen acceso en coche: Vía asfaltadaPago por entrada

Plaza de los Fueros s/n

46003 - València

 963.919.070

 

Las imponentes torres de Serranos fueron construidas en el espacio de una de las antiguas puertas de acceso a la Valencia musulmana, que adoptó ese nombre por el lugar de procedencia de los combatientes que se instalaron al otro lado de la muralla durante el asedio y conquista de la ciudad en 1238.

Su ejecución coincidió con un periodo de expansión constructiva en la ciudad, alejado históricamente del conflicto que había enfrentado a Pedro I de Castilla y Pedro IV de Aragón entre 1356 y 1369.

El 6 de abril de 1392 se ponía la primera piedra de un edificio que iba a convertirse en la puerta principal de acceso a la capital del reino. No en vano, en este portal confluían dos de los caminos reales más importantes de la época: los que unían Valencia con Zaragoza y Barcelona.  

El maestro cantero Pere Balaguer se inspiró para su diseño en la puerta real del monasterio de Poblet, dotándolas de la suntuosidad y la ornamentación que requería esta apuesta arquitectónica.

Las torres de Serranos fueron acabadas el 17 de marzo de 1398, formando un conjunto de dos torres  poligonales que flanqueaban la inmensa puerta en arco de medio punto, de cinco metros de anchura por seis y medio de alto, con  su correspondiente rastrillo. Su aspecto exterior es el de una auténtica fortaleza, que tendría tanto usos defensivos y como festivos. La fachada interior constaba de estancias abovedadas  y abiertas para desproteger el espacio en caso de que el enemigo se hiciese con su control.

Las torres servirían, además, como tribuna para las familias nobles que seguían las celebraciones populares o la llegada de personalidades. La gran escalinata de piedra por la que se accede a la planta noble se proyectó para con esta finalidad. Martín el Humano fue el primer monarca que la estrenó en 1404.  

Como consecuencia del incendio que en 1586 destruyó las cárceles del ayuntamiento, los presos comunes fueron llevados a una casa de la cofradía de San Narciso, mientras que los reos nobles eran trasladados a las dependencias de las torres de Serranos, convertida pues en prisión. Esta decisión obligó a realizar algunas modificaciones prácticas, como la de perforar los muros para las ventanas enrejadas de las celdas.

Su función carcelaria duró hasta 1887 y esta circunstancia libró al edificio del efecto devastador que produjo el derribo del recinto amurallado de Valencia en 1865.

 Durante un tiempo, el foso que las rodeaba estuvo cegado, pero una restauración iniciada en 1893 restableció una buena parte del diseño original.

 

 

Del 15 de marzo a 15 de octubre:
Martes a sábados 10 a 19 h.
Domingos y festivos de 10 a 15 h.

Del 16 de octubre a 14 de marzo:
Martes a sábados 10 a 18 h.
Domingos y festivos de 10 a 15 h.

- Entrada individual: 2 euros.
- Domingos y festivos: gratuito
- BONO: 6 euros (válido por tres días).

Cerrado los días de lluvia por cuestión de seguridad

Esta web utiliza cookies, puede ver nuestra política de cookies, aquí. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Política de cookies